Noticias CNDCActualidad del Gremio Camionero

Dos graves inconvenientes fueron visibilizados por el gremio transportista y se trata de condiciones que apuntan directamente a la tarea diaria de los conductores de camiones.

El primero es el cierre de posadas en carreteras, donde hacen sus comidas los choferes, las cuales se mantienen cerradas después que la autoridad sanitaria ordenó las nuevas restricciones para prevenir los contagios por Covid-19. La segunda es la prohibición de algunas grandes empresas de recibir a conductores mayores de 65 años.

Respecto a lo primero, la Asociación Gremial de Conductores de Camiones y Colaboradores del Transporte, en carta enviada a la CNDC, informa que “las posadas de camioneros a orilla de carretera no tienen claridad de que pese a estar en comunas en cuarentenas (fase 1), pueden vender alimentos para llevar”.

Añade que “esta desinformación se debe a la falta de comunicación clara y concreta de las medidas legales adoptadas parte del gobierno, y las hostiles fiscalizaciones de las que han sido objeto”. Agrega que “la desinformación ha provocado que muchas hosterías cierren completamente, dejando a los conductores de camiones sin lugares donde alimentarse”.

A lo anterior, dice la asociación que encabeza el dirigente Luis Romero Sepúlveda, “tampoco pueden ocupar sus permisos de trabajo para comprar víveres en supermercados y negocios. Es indigno para los conductores de camiones comer reiteradamente en las cabinas del camión o derechamente en la orilla de carretera, sin sillas, mesas e infraestructura mínima para alimentarse”.

Qué pasa con los choferes mayores de 65 años

Respecto a los conductores mayores a 65 años impedidos de trabajar en las mineras, la Federación de Dueños de Camiones del Norte envió una carta a la Confederación, con la firma de numerosos afectados, en la que solicita la intervención del gremio nacional ante la autoridad respectiva.

Se trata de una treintena de afectados que firman la carta, firmada por el Presidente de la Federación Norte, Juan Bassi. En ella se indica que según Codelco, aplica la medida “para proteger la vida y seguridad de todos los trabajadores que se desempeñan  en sus faenas”, y esta medida, aplicada desde hace 8 meses, está impidiendo trabajar a los transportistas y con ello un enorme problema para las familias afectadas.

Los camioneros de Calama señalan que la decisión de Codelco no tiene sustento, toda vez que “el artículo 187 del Código del Trabajo establece que sólo cuando el trabajador tiene una patología que no le permite realizar las labores para las cuales fue contratado, y previa acreditación médica, se le podrá impedir el acceso  a faenas”.